deglució atípica

Deglución atípica

Se denomina deglución al acto de tragar los alimentos.

Desde el nacimiento la deglución del bebé se realiza de forma instintiva, avanzando la lengua hacia los labios en posición interdental. La deglución va madurando, modificándose el movimiento de la lengua al deglutir. Se considera que a los seis años, la deglución ya es madura, colocando la lengua en el paladar (detrás de los incisivos superiores). Cuando a partir de esta edad, el niño no ha madurado/modificado la deglución hablamos de deglución atípica o inmadura.

En muchas ocasiones el trastorno de deglución atípica puede pasar desapercibido, sin embargo se pueden dar una serie de consecuencias físicas o de alteración de pronuncia que son sintomáticas de esta incorrecta maduración de la deglución.

En otras ocasiones, es el odontólogo quien observa la anomalía debido a la alteración de las piezas dentarias y recomienda un tratamiento para corregir la deglución.

Consecuencias de una deglución atípica:

  • Malformaciones en piezas dentarias.
  • Malformación del paladar.
  • Malformaciones maxilares.
  • Distorsión en la pronuncia de algunos sonidos.
Indicios relevantes de una deglución atípica
  • Posición interdental o baja de la lengua.
  • Respiración superficial/bocal.
  • Boca abierta en reposo.
  • Paladar alto y estrecho.
  • Masticación con la boca abierta y en algunos casos haciendo ruido.
  • Restos de alimentos en la boca.
  • Maloclusión dental y/o maxilar.
  • A veces se presenta junto a una dislalia: la incorrecta pronunciación de algún sonido o sonidos, generalmente r, s,…
Tratamiento de la deglución atípica

El logopeda es el profesional que realiza el tratamiento de la deglución atípica.

En la reeducación se trabajan los siguientes aspectos generales:

1. La musculatura de los órganos bucofonatorios (mejillas, lengua, labios).

La musculatura implicada acostumbra a presentar una tonicidad poco adecuada para la deglución (normalmente hipotonicidad), es necesario trabajar tanto la movilidad como la tonicidad de la misma.

2. La posición natural de la lengua en reposo (mantener la punta de la lengua en el paladar detrás de los incisivos).

3. La reeducación de la deglución pasa por diferentes fases: saliva, agua, semisólido y sólido.

Se considera finalizado el tratamiento cuando se automatiza y se generaliza el proceso de deglución.

 

Paralelamente, es necesario trabajar otros aspectos relacionados con la deglución:

1. La respiración: conseguir una correcta inspiración nasal.

2. La corrección de los sonidos distorsionados: fortaleciendo la musculatura de los órganos y aprendiendo el punto de articulación del sonido correspondiente.