deglución atípica

logopedia

La  logopedia engloba la exploración, análisis y tratamiento del lenguaje, ya sea oral o escrito. En los adultos el lenguaje se valora a partir de su uso y rendimiento lingüístico, estos están estandarizados y se pueden valorar mediante una prueba de capacidades verbales. En los niños, sin embargo, es necesario tener en cuenta su evolución para valorar su rendimiento y desarrollo del lenguaje.

A continuación nos referiremos a los trastornos del lenguaje oral. Consultad los trastornos del lenguaje escrito en el apartado de Psicología Escolar.

ámbitos de intervención
trastornos del habla

Los trastornos del habla son aquéllos que afectan el lenguaje oral. Los que referimos a continuación pueden afectar a la población en general: niños, adolescentes y adultos, exceptuando, sin embargo, el trastorno fonológico.

Trastornos de la pronuncia
dislalia

Dislalia: Es la incorrecta pronunciación de uno o más sonidos, ya sea funcional u orgánica. Cada uno de los sonidos de nuestra lengua se adquieren en diferentes etapas, están vinculados a aspectos madurativos. A los cinco años, los niños ya pueden producir todos los sonidos correctamente. El sonido que aprenden a pronunciar en último lugar es la /r/ múltiple (5-6 años).

Trastorno fonológico: Es la incorrecta pronunciación de más de un sonido. La etiología de este trastorno es de tipo discriminativo: no se diferencian correctamente cada uno de los sonidos, aunque los pueden pronunciar por separado, se invierten o se alternan en la pronuncia de palabras y frases, pudiendo resultar un habla ininteligible.

Causas y orígenes de los trastornos del habla:

  • Déficit en la discriminación auditiva.
  • Poca movilidad lingual.
  • Deglución atípica (deglución inmadura)
  • Déficit de articulación, o articulación infantil.
Trastorno de la fluidez verbal

Disfemia: La disfemia o tartamudeo es la alteración del ritmo del habla, con interrupciones bruscas, repeticiones de letras o parte de palabras. Se caracteriza por un habla monótona, sin fluencia.

Afectación de la disfemia en diferentes edades:

  • En niños de de 3 a 6 años: el tartamudeo puede desaparecer. No se inicia tratamiento logopédico. Se trabaja mediante pautas a los padres.
  • En niños a partir de 6 años: se puede iniciar tratamiento logopédico para conseguir una fluencia y ritmo adecuado del habla, además de trabajar conjuntamente con la familia.
Trastorno del llenguaje
afàsia

Afasia: Es un trastorno del lenguaje con afectación del habla y el lenguaje escrito. El origen de la afasia es debido a un daño cerebral con lesiones en aquellas partes que controlan el lenguaje.

Según la localización de la lesión cerebral puede afectar más la comprensión del lenguaje, la expresión o ambas.

Trastorno de la articulación

Disartria: Es un trastorno motor del habla que se caracteriza por la dificultad de articular. Es causado por una alteración en el control muscular. Tiene como origen un trastorno neurológico.

Afecta la respiración, la fonación, la articulación y la prosodia.

Trastorno de la voz

Disfonía: Es un trastorno de la voz de origen orgánico o funcional que afecta una o más de las características de la voz: el timbre, la intensidad, la extensión y la duración de la fonación. La afonía es la alteración máxima de la disfonía, es la pérdida total de la voz.

Características de la voz disfónica:

  • Timbre ronco de la voz.
  • El habla es forzada.
  • Existe fatiga al hablar.
  • Pérdida de la voz a lo largo del día.
  • Excesiva tensión en los músculos que intervienen en la fonación (cara, cuello, hombros y/o tórax).
disfonia

El tractamiento de las disfonías requiere un enfoque integral y engloba los siguientes factores:

  • Los Hábitos de Higiene Vocal dependen de diferentes factores (profesión, alimentación, respiración…). Se deben abordar de forma específica e individualizada para cada persona.
  • El cuerpo es nuestra caja de resonancia. Mantener el eje corporal es una meta a conseguir para preservar la verticalidad corporal y una correcta fonación.
  • La relajación puede ser segmentaria o global. Ayuda a preparar la musculatura para una correcta relajación y respiración.
  • La respiración es uno de los grandes parámetros de la voz que se encuentran afectados en las personas que sufren disfonía funcional. El objetivo del tratamiento es conseguir una respiración completa y costo-diafragmática, imprescindible para una fonación correcta y sin esfuerzo. De esta forma, se va realizando un entrenamiento para aumentar la capacidad de inspiración nasal y espiración bocal.
  • Por último, la impostación vocal consiste en enseñar al paciente a colocar de forma correcta la voz. En este proceso se combinan los diferentes parámetros que intervienen en la fonación, y que previamente se han trabajado de forma individual, consiguiendo una integración completa.
el desarrollo del llenguaje
desenvolupament llenguatge

El lenguaje es uno de los medios que utilizamos para comunicarnos

Al nacer, el niño tiene una predisposición y capacidad para desarrollar el lenguaje. Además de unas condiciones genéticas o biológicas para aprender a hablar, el niño necesita del contacto con el lenguaje para aprenderlo.

Etapas de la comunicación

El desarrollo del lenguaje oral comienza desde el nacimiento. El niño, mediante el llanto, la sonrisa, la mirada, el cuerpo… establece una comunicación, que el adulto interpreta y le da un significado.

Cuando el adulto otorga un significado, actúa atendiendo al niño; de esta forma se completa el círculo de la comunicación, mediante el feedback o respuesta por parte del interlocutor.

Las primeras comunicaciones que aparecen en el bebé son de tipo gestual y/o verbal.

En este momento, el niño no tiene una intención comunicativa. Es decir, el adulto interpreta las conductas del niño.


La comunicación pasa por diferentes etapas:

La etapa pre- lingüística (0-12 mesEs)

En esta etapa, la comunicación pasa por el llanto, la sonrisa (que aparece alrededor de los 4 meses) y el balbuceo o emisión repetitiva de sonidos.

Cuando la actividad de fonación del niño va aumentando y precisando sus articulaciones, ya es capaz de imitar sonidos que siente en su entorno.

A partir del octavo o noveno mes, el niño tiende a producir monosílabos repetitivos, que gracias a la reacción e interpretación del adulto, comienzan a tener significado (ej. Ma-ma-ma, te-te…).

Éstos darán paso a las primeras palabras significativas y de intencionalidad comunicativa.

La etapa lingüística (12 mesEs-6 aÑOs)

Es un período pre-sintáctico (previo a la construcción de frases) donde, el niño, mediante una sola palabra, pretende otorgar un significado de frase (deseo, rechazo, miedo…).

El niño comienza a desarrollar gran interés por el lenguaje, descubre que cada objeto o persona tiene una palabra diferente.

Alrededor de los dos años de vida, el niño inicia la asociación de dos palabras que podemos considerar como las primeras frases.

Entre los dos y tres años, se produce la explosión del lenguaje. Durante este período el niño aumenta considerablemente el número de palabras emitidas. Y a los tres años es capaz de realizar correctamente frases simples.

La comprensión del lenguaje va evolucionando paralelamente.

Entre los tres y los seis años, el niño va perfeccionando sus emisiones. Fonéticamente no existen tantas simplificaciones, mejorando las producciones de sílabas complejas, diptongos y palabras trisílabas.

A los seis años, los niños y niñas, ya han adquirido las reglas sintácticas, morfológicas y fonéticas del lenguaje adulto.

Tener en cuenta la evolución normal del lenguaje infantil dentro de cada etapa del desarrollo del niño, nos puede servir como pauta orientativa, tanto para la estimulación del habla, como para determinar posibles retrasos del lenguaje.

Según el desarrollo madurativo del niño, la edad y el tipo de dificultad del habla o del lenguaje, es necesario que diferenciemos entre retraso o trastorno de lenguaje.

¿Cuándo hablamos de retraso de lenguaje?

El niño pasa por diferentes etapas lingüísticas paralelas a la propia maduración del niño. Cuando el niño sigue una evolución adecuada pero más lenta, hablamos de retraso del lenguaje. En ocasiones, se recomienda un trabajo de estimulación, que en un principio puede ser suficiente dando pautas a los padres con la finalidad que puedan potenciar el lenguaje en el contexto natural y cotidiano del niño, aprovechando el momento del baño, la comida, el parque…

¿Cuándo hablamos de trastorno del lenguaje?

El niño desarrolla el lenguaje, pasando por las diferentes etapas; sin embargo, puede suceder que algunas de las áreas del lenguaje no se adquieran con total normalidad (vocabulario, pronunciación, tartamudeo…). En estos casos, el niño presenta un trastorno del habla.

Suele presentarse la edad de cinco años como la edad límite para diferenciar retraso de trastorno. Una alteración del lenguaje que el niño no resuelve con su propia maduración, precisará un tratamiento específico logopédico.