psicologia clinica

Una cualidad que diferencia un ser humano del otro es SU PERSONALIDAD. La personalidad es la forma que tiene una persona de reaccionar ante el ambiente (sensaciones, emociones) y viene determinada y/o influenciada por las características de la persona.

Determinadas experiencias pueden provocar sentimientos de infelicidad, de desorientación, de inseguridad, de abandono, de ansiedad. Éstas se pueden manifestar con insomnio, inquietud, ansiedad, problemas para tomar decisiones… Cuando la persona sufre de forma intensa, o cuando se ve limitada en asuntos cotidianos suele recurrir en busca de asesoramiento.

 

Las consultas que atendemos con más frecuencia son derivadas de estos sentimientos que provocan malestar. El profesional hará un diagnóstico diferencial para determinar si la sintomatología presentada es de tipo clínico o de tipo reactivo.

 

En el tratamiento el psicólogo ayuda a tomar consciencia de su situación emocional, de personalidad, dando recursos para gestionar las emociones, conocer el origen de la ansiedad, desarrollar habilidades sociales o de relación de pareja… El objetivo de la terapia es el aprendizaje y la integración de los recursos aprendidos, utilizándolos de forma autónoma.

 

àmbitOs de intervencióN
psicologÍa adultOs

Trastornos del estado de ánimo

- Trastorno depresivo

- Trastorno bipolar

Trastorno de ansiedad

- Crisis de ansiedad

- Agorafobia, claustrofobia

- Fobias

- Trastorn obsesivo-compulsivo

Trastornos somatomorfos

- Trastorno de somatitzación

- Hipocondria

Trastorno del sueño

- Insomnio

Trastornos de la personalidad

- Trastorno límite

- Trastorno narcisista

Terapia de pareja

- Crecimiento personal (inseguridad, autoestima, habilidades sociales...)

psicología infantil y juvenil

Trastornos del estado de ánimo

- Trastorno depresivo

Trastornos somatomorfos

-Trastorn de somatitzación

- Hipocondria

Otros

- Habilidades sociales

- Inseguredad

- Celos

- Agresividad

- Comportamiento disruptivo

Trastornos del sueño

- Insomnio

Trastornos de ansiedad

- Crisis de ansiedad

- Agorafobia, claustrofobia

- Fobias

- Trastorno obsesivo-compulsivo

¿Qué es la inteLigEncia emocional?

"Cualquiera puede enfadarse, eso es muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el justo propósito y de la forma correcta, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”. Aristóteles

Esta cita de Aristóteles es utilizada por Daniel Goleman para introducir el concepto de Inteligencia Emocional en su libro Emotional Intelligence, publicado en 1995.

Según D.Goleman, Inteligencia emocional es la capacidad de conocer las propias emociones y las ajenas, así como tener habilidad para gestionarlas.

Nuestras pasiones pueden llevarnos al fracaso con mucha facilidad, pero, cuando están bien adiestradas, nos proporcionan sabiduría y sirven como guía a nuestros pensamientos, valores y supervivencia. Como ya dijo Aristóteles, el problema no radica en las emociones en sí mismas, sino en su conveniencia y expresión. La cuestión esencial es, ¿de qué forma podemos aportar más inteligencia a nuestras emociones?

 

La inteligencia emocional se desarrolla desde la infancia.

 

Desde la infancia, los adultos enseñan a sus hijos diferentes habilidades emocionales que ayudarán al niño/a a desarrollar su inteligencia emocional.

La infancia es la época más importante de la vida, donde comienza a gestarse nuestra personalidad y se ponen los cimientos de lo que será nuestra futura conducta social. Por eso, aunque aparentemente sea la época más feliz y despreocupada de la vida de nuestros hijos, es necesario concederle siempre una atención muy especial.

 

Los niños ya en edad temprana manifiestan sus emociones de diferentes formas. Los padres van dotando al niño de habilidades para reconocer sus emociones, y de formas de expresión correctas.

En ocasiones, pueden percibir ciertas situaciones indicativas de una mala gestión de las emociones, ya sea por intensidad, frecuencia o magnitud de la emoción.


Por ejemplo, las rabietas descontroladas, celos fraternales, llamadas de atención, agresividad… Cuando esta situación es desmesurada o se mantiene demasiado tiempo es cuando consultan a un profesional.

 

El psicólogo ayuda al niño a identificar las emociones, expresarlas y gestionarlas, evaluar la intensidad del sentimiento, y, paralelamente se dan pautas a los padres para favorecer el trabajo realizado con el niño, ayudándolo a controlar los impulsos, los sentimientos, a demorar la gratificación; todos ellos encaminados a desarrollar su inteligencia emocional.

 

 

La inteligencia emocional en los adultos.

 

La distinción popular corazón/cabeza se asemeja a la distinción inteligencia emocional / racional. Existe una proporcionalidad constante entre el control emocional y el racional sobre la mente, de forma que cuando más intenso es el sentimiento, más dominante llega a ser la mente emocional y más ineficaz en consecuencia, la mente racional.

 

La mente racional invierte un poco más de tiempo que la mente emocional a responder a una determinada situación.


La mente emocional funciona apoyándose en creencias subjetivas, y lo convierte en verdades absolutas. Además, los rasgos de un suceso se almacenan en el recuerdo de forma que, cuando un suceso nuevo se asemeja a un recuerdo pasado, la mente emocional responde activando los sentimientos que acompañaron este suceso primero (la mente emocional también tiene memoria).

 

Es importante ser consciente de las emociones para el ejercicio de la razón. La emoción guía nuestras decisiones y a la inversa, nuestra mente racional influye en las emociones y en las conductas que derivan de ellas. De esta forma es como si tuviéramos dos cerebros, dos inteligencias. La racional y la emocional. Por tanto, no debemos simplificar la inteligencia al cociente intelectual.


terapia nens terapia adults